“El papel femenino a lo largo de la historia de la humanidad”

El papel femenino a lo largo de la historia de la humanidad... no siempre recordado, inusualmente nombrado y no por ello inexistente

domingo, 11 de agosto de 2013

INEQUIDAD DE GÉNERO EN SALUD

Alfonso Aguilar
FUENTE: http://www.excelsior.com.mx/
La equidad de género en salud significa lal ausencia de disparidades innecesarias, evitables e injustas entre mujeres y hombres.

ARTÍCULO DE  Alfonso Aguilar.


Contrario a la opinión popular, género no significa “la mujer” o “feminismo”; se refiere a las relaciones desiguales de poder entre las mujeres y los hombres y el impacto que esta desigualdad ejerce sobre la vida de las personas. La equidad es distinta al concepto de igualdad. No significa una distribución de recursos sino una distribución diferencial de acuerdo con las necesidades particulares de cada sexo. Plantear o analizar la equidad de género en salud, implica erradicar las disparidades injustas en los niveles de bienestar físico, sicológico y social que están presentes en los diferentes grupos poblacionales. Estas disparidades definidas como inequidades resultan de la diferencia de sexo, nivel socio-económico, etnicidad, edad y región geográfica. La equidad de género en salud significa la ausencia de disparidades innecesarias evitables e injustas entre mujeres y hombres. Significa que las mujeres y los hombres tienen la misma oportunidad de gozar de las condiciones de vida y servicios que les permitan estar en buena salud, sin enfermar, discapacitarse o morir por causas que son injustas y evitables. Las perspectivas de género en salud conllevan vincular la distribución del poder y el trabajo entre las mujeres y los hombres en sus perfiles epidemiológicos. Con esto podemos explicar cómo y por qué difieren los perfiles de salud de los hombres y las mujeres.
Os comento que las iniquidades de género en salud están concentradas en tres tipos de desajuste, a saber:
1.- Entre los riesgos de salud y las oportunidades para gozar la salud (estados y determinantes de salud). En parte, debido a su función reproductiva, las mujeres enfrentan un conjunto diferenciado de riesgos de salud por el que no transitan los hombres. El menor acceso a la nutrición, la educación, el empleo y los ingresos significa que las mujeres poseen menos oportunidad de gozar una buena salud.
2.- Entre las necesidades de salud y acceso a los recursos. También y en gran parte debido a su función reproductiva, las mujeres tienen diferentes necesidades de salud que los hombres. No obstante tienen menos oportunidad de acceder a los recursos materiales que les permitan obtener los servicios necesarios.
3.- Entre las responsabilidades y poder en el trabajo en el área de la salud. Las mujeres constituyen la mayoría de los trabajadores de salud con y sin remuneración. No obstante, al estar concentradas en niveles inferiores de la fuerza laboral de salud, tienen menor capacidad de influenciar en la política de salud y la toma de decisiones.
Os recuerdo y aclaro que la equidad de género no significa tasas iguales de morbilidad o mortalidad para ambos sexos, sino asegurar que las mujeres y los hombres tengan una misma oportunidad para gozar de una buena salud. En general, las mujeres tienen una esperanza de vida más larga que los hombres. La diferencia es no sólo de la longitud de vida sino también de la probabilidad de supervivencia. Las niñas tienen mayor posibilidad de vivir en el útero, durante la niñez, durante la adolescencia y la edad adulta. Entre grupos menos privilegiados, sin embargo, la brecha entre la expectativa de vida masculina y femenina disminuye y aun desaparece.
La salud significa mucho más que la expectativa de vida; se debe mirar la calidad de vida masculina y femenina y sus modalidades de comportamiento. Aun cuando las mujeres pueden vivir más tiempo, tienden a ser más afectadas por las enfermedades a largo plazo; esto es por las de tipo crónico, que afectan significativamente la calidad de sus vidas.
TRES APOSTILLAS. El tema de las iniquidades de género en salud es muy amplio, tiene muchas facetas y muchos retos que resolver para que esas iniquidades disminuyan. En días pasados en la Academia Nacional de Medicina tuvo lugar el Simposio “Mujer y Salud”, en el que participó la doctora Mercedes Juan. Aseguró que las iniquidades de género en salud han disminuido pero que aún presentan muchos desafíos. Enfatizó que la mortalidad materna se ha reducido desde 1990 (aun cuando no a los niveles deseados y esperados) y se pretende seguir con esta línea, por lo que se reforzará la calidad y oportunidad de la atención obstétrica.
En el tema de adicción y violencia, la secretaria de Salud indicó que la mujer está menos expuesta a este tipo de situaciones en comparación con el hombre, sin embargo, es en la violencia doméstica donde es mayor la problemática para las mujeres. SALUD Y SALUDOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada